Tributación de Bitcoin y criptomonedas

Bitcoin y las criptomonedas todavía plantean muchas dudas, y una de las más frecuentes es la referente a su tributación.

En primer lugar hay que aclarar que, si bien no hay una legislación al respecto, sí que hay una serie de consultas vinculantes a la agencia tributaria que son las que marcan las directrices al respecto.

También hay que hacer una distinción entre lo que supone comprar criptomonedas o comprar CFDs (Contratos por diferencia) sobre criptomonedas. La compra de CFDs sobre criptomonedas es un producto diferente, ya que no se adquieren las monedas en sí, sino que pronosticas si la moneda en cuestión subirá o bajará de precio.

En el caso de que la predicción sea acertada se produce una ganancia y si es errónea una pérdida, pero dicha operación no dejará de realizarse en ningún momento en dinero fiat.

Y como el tema de la tributación en dinero fiat no es el tema que nos ocupa, sino que se trata de tener claro cómo tributa Bitcoin y el resto de criptomonedas, vamos a intentar explicar cual es el proceso a seguir en cada una de las situaciones que se producen cuando realizamos algún tipo de operación con ellas.

Información que te puede interesar

Tributación de Bitcoin en la declaración de la renta, IRPF

La principal duda que se plantea a los poseedores de Bitcoin o de cualquier otra criptomoneda es si deben o no pagar impuestos por ellas.

Las criptomonedas están aceptadas como medio de pago desde 2015 en España, pero su tratamiento fiscal es diferente al del dinero fiduciario.

De hecho no hay obligación de tributar por ellas una vez que se compran hasta que no se convierten en fiat, o se intercambian por otras criptomonedas, momento en el que se considera que ha habido una variación patrimonial, y por tanto, ésta ha de quedar reflejada.

Si compras un bitcoin y lo mantienes en el wallet de un exchange o en un monedero propio sin operar con él, no hay obligación de declararlo.

Ahora bien, ¿Qué ocurre si en lugar de mantenerlo ahí optamos por cambiarlo por otras criptomonedas?

Si utilizas ese bitcoin para comprar Ethereum, Ripple, o cualquier otra criptomoneda, se considera que ha habido cambios en tu patrimonio que deben quedar reflejados.

Ese cambio patrimonial puede ser ganancia o pérdida, y no es preciso que sea convertida a dinero fiat para que sea contabilizado.

Por ejemplo, si compraste un Bitcoin a 8.000 dólares, ese se considera como tu patrimonio inicial. Mientras ese Bitcoin permanezca íntegro y no se efectúe ninguna operación de adquisición de criptomonedas con él o se quiera convertir en fiat, no tendrá que reflejarse en la declaración.

Si con él se compra Ethereum por valor de 4.000 dólares se considera que has vendido criptomoneda por esa cantidad y comprado posteriormente una criptomoneda distinta, por lo tanto has ejecutado dos operaciones, una de venta y otra de adquisición.

Los cambios patrimoniales se entienden como la diferencia entre el valor con el que adquieres la criptomoneda y el valor con el que la transmites, por lo tanto, para calcular la ganancia o pérdida de esa venta habría que conocer el valor de Bitcoin en el momento en el que la realizaste.

Si cuando compraste Bitcoin su precio era de 8.000 dólares, y cuando vendiste para adquirir Ethereum valía 10.000 dólares, se considera que ha habido un incremento en tu patrimonio.

No importa que no hayas vendido el Bitcoin al completo, sino solo una parte. Se considera que como resultado de esa operación tu patrimonio ha aumentado y por tanto has de pagar tributación por ello.

¿Cuanto se paga y cómo se calcula la ganancia?

El cálculo se realiza cada vez que hay una operación de compra venta tomando como referencia el precio al que se adquirió y al precio al que se ha vendido.

Si esta operación se realiza multitud de veces, como ocurre normalmente en el trading de criptomonedas, se aplica lo que se conoce como el criterio FIFO (First in First Out).

Esto es, si has comprado Bitcoin en 3 ocasiones, la primera a 8.000 euros, la segunda a 10.000 euros, y la tercera a 9.000 euros, la primera vez que vendas Bitcoin para adquirir otra criptomoneda se aplicará como forma de calcular la diferencia, el precio de la primera adquisición en comparación con la primera venta.

Por ejemplo:

Compras 1 Bitcoin a 8.000-10.000 y 9.000 euros en 3 ocasiones diferentes. Ahora tienes 3 bitcoins

La primera vez que vendes te desprendes de 1 Bitcoin, que en ese momento se cotiza a 8.500 euros. Por tanto se considera que has tenido un incremento en tu patrimonio de 500 euros.

Esto se aplica igualmente si en lugar de 1 Bitcoin vendes satoshis. El precio de venta se compara con el que fue el precio de compra y se evalúa la perdida o ganancia patrimonial.

Con el acumulado de las transacciones que hayas realizado al cabo del año es con lo que se calcula tu cambio patrimonial a final de año, que es el concepto que es tributable.

Si vendiste 10 veces y como resultado de esas ventas tu patrimonio ha aumentado porque 6 de ellas fueron a un precio netamente superior y 4 a un precio inferior, se te tributa por la diferencia entre ganancias y pérdidas.

Da igual el número de veces que hayas vendido en ganancias o pérdidas, lo importante es el cambio patrimonial entre lo que tenías a principio de año y lo que tienes al final. Y es en base a esa cantidad a la que se te aplica el gravámen.

Si como resultado de tus operaciones con criptomonedas al final de año has tenido un beneficio patrimonial entre 0 y 6.000 Euros, tendrás que pagar un 19% de los beneficios.

Si el resultado de tus operaciones comerciales con criptomonedas arroja una ganancia entre 6.000 y 50.000 euros deberás pagar un 21% de esa cantidad.

Y si las ganancias que te ha generado la compra venta de criptomonedas es superior a 50.000 euros, deberás abonar un 23%.

Criptomonedas como forma de pago

Otra duda que surge es la de si hay que aplicar el IVA cuando las criptomonedas, en lugar de como inversión, se utilizan como medio de pago.

El IVA es un impuesto aplicable exclusivamente a bienes y servicios, y ni Bitcoin ni el resto de criptomonedas tienen esta consideración.

Por lo tanto, a la hora de pagar con criptomonedas no hay que aplicar el IVA, aunque la compra de bienes y servicios con criptomonedas seguirá considerándose beneficio o pérdida patrimonial, en función del valor que tenga la criptomoneda empleada como medio de pago en el momento de la transacción, y por tanto, habrá que declararlo como tal.

¿Y qué ocurre cuando vendes a pérdidas?

Si en el momento en el que dejas de ser propietario de una cantidad de criptomoneda – ya sea porque la empleas como medio de pago, para comprar otra, o porque la conviertes a dinero fiduciario- el valor de ésta es menor al que tenía cuando la compraste se te atribuye una pérdida patrimonial.

La pérdida patrimonial te sirve para compensar otras plusvalías que puedas tener en el momento actual o en los futuros 4 años, de manera que una vez que declares las ganancias que hayas tenido por otros conceptos, podrás restar esa pérdida.

Por ejemplo, si por tu actividad comercial has tenido un beneficio anual de 50.000 euros y vendiste 1 bitcoin que habías comprado a 14.000 euros por 7.000 euros, esa pérdida patrimonial de 7.000 euros se restará a los beneficios que tienes que declarar por tu actividad comercial, teniendo que tributar por unos beneficios de 43.000 euros, en lugar de por 50.000 euros.

¿Qué ocurre con el modelo 720?

El modelo 720 es la declaración que debes presentar si tienes bienes en el extranjero por un valor superior a 50.000 euros.

En lo referente a criptomonedas no está clara cual es la ubicación de estos activos. Por un lado las criptomonedas, al no estar centralizadas, no se puede decir que estén en un lugar geográfico específico, pero el debate al respecto de si esto es así permanece abierto.

Por un lado, si las criptomonedas están en un exchange, se podría considerar que al tener la compañía una sede en otro país, ese capital está, efectivamente, fuera de España.

Y es en este sentido en el que apunta la agencia tributaria en nuestro país.

Por lo tanto, si tu capital en criptomonedas supera los 50.000 euros y las tienes en algún exchange (uno o varios), tienes la obligación de presentar el modelo 720.

Sin embargo esa obligación dejaría de ser tal simplemente con pasar tus criptomonedas antes del 31 de Diciembre a un monedero físico tipo Ledger nano o Trezor, o bien a un wallet en tu ordenador o teléfono móvil, ya que en ese caso se considera que las criptomonedas están en España.

Tributación de los mineros

Además de la adquisición de criptomonedas mediante su compra, también pueden recibirse como compensación por realizar tareas de minería.

La minería de Criptomonedas tiene la consideración legal de actividad económica, y en consecuencia deben tributar por medio del IAE, y en el IRPF bajo el epígrafe de Actividades Económicas.

No tributa IVA, si bien en el caso de que la actividad de minado produzca unos ingresos superiores al salario mínimo, sería necesario darse de alta como autónomo y cumplir con las obligaciones inherentes a esta figura.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la minería conlleva una serie importante de gastos, gastos que podrán ser deducidos de las plusvalías al momento de hacer la declaración.

El porcentaje a tributar será sin embargo, bastante diferente al caso anteriormente mencionado de los cambios patrimoniales. Los porcentajes que se aplican por la ctividad de minería oscilan entre el 19% y el 45% en función de los ingresos que haya generado esta actividad, como puede comprobarse en este cuadro.

Conclusión

La tributación de Bitcoin y criptomonedas es todavía un campo que presenta luces y sombras debido a la falta de una regulación clara.

Pero la ausencia de ésta no implica que no se deban declarar, ya que las consultas vinculantes realizadas hasta ahora a la Agencia Tributaria – única referencia válida hasta el momento- apuntan claramente en la línea de que cualquier transacción con criptomonedas implica un cambio en el patrimonio y por tanto dicho cambio debe quedar reflejado en el IRPF.

No está de más ser prudente y tratar de ajustarse al máximo a estas directrices, ya que es bastante probable que las criptomonedas terminen por tener una regulación a nivel impositivo, y como es lógico, el estado tratará de hacer las leyes más favorables a sus intereses.

Danos tu opinión
Tu dirección de Correo electrónico no sera publicada
He leído y acepto la política de privacidad
*INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS Responsable ALL UP SOLUCIONES S.L. Finalidad Atender su solicitud o consulta Legitimación Consentimiento, ejecución de condiciones de uso Destinatarios Proveedores de servicios de hosting Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad y en nuestras Condiciones de Uso